Doña Paula

En mi recuerdo, Amparo Rivelles será siempre doña Paula porque yo supe por primera vez de ella cuando interpretó a ese personaje en la serie que el cineasta Fernando Méndez-Leite realizó sobre La Regenta para Televisión Española. Cuando, unos años más tarde, leí la novela de Clarín, me resultó imposible imaginarme a la avariciosa y temible madre del magistral Fermín de Pas con otro rostro que no fuera el suyo.  La vi después inmiscuida en otras tramas (Los gozos y las sombras, Esquilache, Hay que deshacer la casa), pero siempre terminaba identificándola como la anciana sin escrúpulos que estaba al tanto de todas las maledicencias de Vetusta y hacía lo posible para proteger las ambiciones de su vástago frente a los obstáculos que, uno tras otro, le iban dejando al paso sus enemigos. Ahora que se ha muerto, puede que la Rivelles se haya fundido para siempre con los seres que tomaron cuerpo gracias a ella, en el lado donde habita todo lo que seguirá siendo aunque no sea. En ese territorio impreciso en el que encuentran su morada los fantasmas y los sueños.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s