La paloma

En una conversación que mantuve hace unas semanas a propósito de otro tema, salió a colación La paloma, ese poema de Rafael Alberti que popularizó Joan Manuel Serrat y con el que yo tuve en cierto momento una relación, vamos a decir, conflictiva. Cuando cursaba el COU, me tocó analizarlo dentro de un trabajo sobre la Generación del 27, y yo, encontrándome como me encontraba en plena eclosión hormonal, interpreté que sus versos aludían a una pareja de novios, y a cuánto le molestaba a él que ella sólo le permitiera leves incursiones a la altura de los senos y le prohibiera cualquier acercamiento a zonas más íntimas. Como en aquellos años tampoco estaba sobrado de pudor, escribí mi aguerrida conclusión en el trabajo y se lo entregué, tan tranquilo, a la profesora de Literatura. Unos días después, me lo devolvió corregido y descubrí que el capítulo correspondiente al análisis de La paloma estaba cubierto de tachaduras y presidido por un enorme interrogante trazado en tinta roja. La profesora, eso sí, no dijo ni media palabra. No sé si le di miedo o si, con gran sentido común, sospechó que yo no estaba en mis cabales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s